Un especialista del Hospital de Puertollano publica un estudio sobre el beneficio clínico que aportan los fármacos financiados contra el cáncer 

En las últimas décadas se han desarrollado multitud de fármacos contra el cáncer. Un equipo liderado por Pelayo Nieto Gómez, farmacéutico del Hospital Santa Bárbara de Puertollano (Ciudad Real), ha analizado todos los fármacos anticancerosos aprobados en España desde el 2010 al 2022 para comprobar el beneficio clínico aportado por las terapias oncológicas financiadas por el Sistema Nacional de Salud.

Un estudio, de carácter nacional, que ha sido publicado por la revista The European Journal of Health Economics revela que existe una relación entre el beneficio clínico sustancial y la decisión de reembolso en España.  El objetivo de la investigación, según ha explicado Nieto Gómez, es “evaluar si hay una relación entre el beneficio clínico y la decisión de reembolso por parte del sistema público y explorar los factores que influyen en las decisiones de financiación”, pero también, se han analizado la inclusión de evaluaciones económicas en los Informes de Posicionamiento Terapéutico (IPT) que “eran poco frecuentes”, añade el especialista. 

En total, para el análisis se incluyeron 73 medicamentos con 197 indicaciones. Casi la mitad de las indicaciones tuvieron un beneficio clínico sustancial (49,8 por ciento sí frente a 50,3 por ciento no). De las 153 indicaciones con decisión de reembolso, 61 (56,5 por ciento) de las indicacionesfinanciadas tuvieron un beneficio clínico sustancial frente a 14 (31,1 por ciento) de las no financiadas.

Esto significa que “es más frecuente que exista beneficio clínico sustancial entre las indicaciones financiadas”, ha informado Nieto Gómez. Sin embargo, también “encontramos que la ganancia de supervivencia global es modesta, y una proporción significativa de las indicaciones financiadas no tiene beneficio clínico sustancial”.

El principal reto que plantea el paradigma de las nuevas terapias oncológicas es el aumento exponencial de los precios y la incertidumbre en torno a su beneficio clínico en términos de ganancia de supervivencia y mejora de la calidad de vida. 

Según ha especificado Nieto Gómez existen varios investigadores que han intentado abordar este problema vinculando el beneficio clínico con las decisiones de financiación, pero “hasta el momento no se había hecho ningún estudio similar en España”. 

De ahí el interés de un proyecto en el que también colaboran especialistas de los servicios de Farmacia del Hospital San Cecilio de Granada (Celia Castaño Amores), el Hospital Santa Ana de Motril (Alejandro Rodríguez Delgado) y el Hospital Universitario de Cabueñes de Gijón (Raquel Álvarez Sánchez).

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio